por

Javier Fernández se lleva el bronce olímpico

El patinador madrileño Javier Fernández consiguió otra medalla para la delegación española presente en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang (Corea del Sur), ganando un bronce histórico en la modalidad de patinaje artístico sobre hielo.

Javier Fernández, un bicampeón del mundo de 26 años hizo historia en el Gangneung Ice Arena con su medalla, la primera en el deporte sobre hielo español, ya que es poco tradicional en España. También fue el segundo de los Juegos Olímpicos de Invierto de PyeongChang, tras el bronce de Regino Hernández en snowboard y el cuarto en total español tras el oro de Francisco Fernández-Ochoa en el eslalon de Sapporo 1972 y el bronce de Blanca Fernández-Ochoa también en eslalon en Albertville 1992.

Llevaba cuatro años esperando esto el joven madrileño. Tras un Programa Corto excelso, el hexacampeón de Europa rayó también a gran altura en el Largo, pero no pudo con Yuzuru Hanyu, el gran favorito, que logró renovar un título. Tampoco pudo con el joven Shoma Uno, que le arrebató la plata por un escaso margen.

Javiér Fernández se aseguró el bronce, un premio por una carrera llena de esfuerzo, trabajo y grandes sacrificios para posicionarse como uno de los mejores patinadores del mundo.

El patinador está a punto de cumplir los 27 años y ya son sus terceros Juegos Olímpicos en PyeongChang 2018. Era su última oportunidad de conseguir la medalla olímpica y por fin pudo ganarla.

A pesar del gran ejercicio del estadounidense Nathan Chen, el mejor del Largo con 215.08 puntos, se llevó su medalla de bronce tras un concurso extraordinario por la calidad de todos los aspirantes.

Javier Fernández afrontaba el Programa Largo decisivo, asegurado por su gran ejercicio de 24 horas antes, que le había dado la segunda mejor nota y le hacia imaginarse pelear por el oro con el japonés Yuzuru Hanyu. Pero el japonés no dejó mucho margen y se mostró a gran nivel y a pesar de su pequeño error en un cuádruple se puso con 317.85 puntos, rozando el oro.

Después de él iba el patinador español, dispuesto a todo para asegurarse la medalla. El madrileño firmó un buen Programa Largo (197.66), con algún pequeño error y le sirvieron para ponerse por encima de los 300 puntos e instalarse en el podio.

Ya solo faltaba el japonés de 20 años, Shoma Uno, para decidir si sería segundo o tercero. El asiático demostró su calidad para sumar la tercera mejor nota del Largo (202.73) y superó por poco más de un punto a Javier Fernández, dejándole en un tercer puesto con la medalla de bronce para España.